Analizan los pasos judiciales a seguir en el buque regasificador

Como adelantara El Diario de Escobar días atrás, la Justicia clausuró el puerto de Escobar, donde está el buque regasificador de Gas Natural Licuado (GNL).
Más allá de como continuará esta clausura preventiva es de destacar que el cierre no implica un riesgo inmediato para el abastecimiento energético, pero suma una complicación. Por las altas temperaturas desde hace semanas no entraban embarcaciones con gas importado a Escobar.

Cabe tener en cuenta que para esta época del año cae el consumo domiciliario de gas y habitualmente sobra la producción, por lo que no hace falta que arriben barcos con gas importado.

Fuentes cercanas las empresas involucradas en Escobar aseguraron: “Cumplen con los más altos estándares a nivel mundial, que garantizan una operación segura para los vecinos del lugar, el medio ambiente y todos los empleados de la compañía que cumplen sus tareas en la terminal”.

El puerto de Escobar es el único hoy por donde ingresa gas a la Argentina en barco. Hasta 2018 se contaba también con la alternativa del puerto de Bahía Blanca, donde estuvo por diez años el barco regasificador Exemplar. El fluido también entra por gasoducto desde Bolivia. Otras alternativas, ante faltantes de energía, son la importación de energía eléctrica desde Brasil y Uruguay. El último cargamento de gas licuado en Escobar llegó hace unas semanas. Desde hace días no se regasifica LNG (por sus siglas en inglés), de acuerdo a los reportes diarios que publica el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), y tampoco está prevista la llegada de buques.
El fallo de los jueces Raúl Alejandro Roust y Adrián González Charvay se fundamenta en la denuncia de una vecina de Escobar respecto a una “situación de peligro de muerte urbana masiva por estrago de incendio o explosión del Gas Natural Licuado en la que se encuentra la población civil que colinda con la vías de navegación internacionales -Paraná de las Palmas y del Plata- por el transporte de GNL en los buques metaneros y por las operatorias de trasvase “ship to ship”, almacenamiento, regasificación -en el Km 74/5 del Río Paraná de las Palmas en el muelle precario de amarre de Escobar.
La Justicia encomendó el cumplimiento de la clausura al jefe de la Prefectura Naval Argentina, con sede en la ciudad de Belén de Escobar, y notificó al Ministerio de Transporte y a la Secretaría de Energía.
Tanto las autoridades de Integración Energética Argentina (IEASA) como YPF, quienes operan la terminal de regasificación de GNL en Escobar, se encuentran analizando los pasos judiciales a seguir.

Comentarios

Comentar artículo